Un año como autónomo

El pasado febrero hizo ya un año que decidí trabajar cómo autónomo en el gremio de desarrollo de aplicaciones y me gustaría hacer un ejercicio de retrospectiva para ayudarme a asentar pensamientos e ideas y al mismo tiempo ayudar a decidirse a gente que se esté pensando dar el salto.

 

Antes de ser autónomo.

Desde muy pequeño ya supe que trabajaría sobre algo relacionado con los ordenadores, en la adolescencia me di cuenta de que que me gustaba mucho programar y que era ese el camino que quería seguir, así que me puse las pilas y estudié el grado superior de desarrollo de aplicaciones web. Con lo que ya sabía y lo que aprendí en el grado pude quedarme a trabajar en la empresa donde hice las prácticas, Apploading. La primera empresa en la que trabajé, aprendí muchísimo e hice muy buenos amigos, para mi fue un ¡level up!.

Aún asi, después de dos años me di cuenta de que trabajar por cuenta ajena no era lo mio, no tenía tiempo suficiente para aprender tanto como quería, me gusta estar muy muy al día y aprender todo lo relacionado con el desarrollo de una aplicación web o móvil, desde la programación, marketing, sistemas, dirección del proyecto, etc. ¿La solución? Hacerme autónomo y trabajar por cuenta propia, de esta manera podría dedicar tantas horas como quisiera a aprender e invertir en mi mismo.

 

Cómo se hace uno autónomo

Mejor te explico cómo me hice yo autónomo. Simplemente tenia confianza en mis habilidades y ganas de probarlo, nada más. Sé lo que estas pensando, ¡eso no basta! y tienes razón, realmente, me tiré a la piscina y tuve "suerte". No soy de los que suelen hacer cosas sin pensar, me lo pensé y mucho.

¿Qué puedo perder?

¡El trabajo, claro! Sí, es cierto, pero hoy en día hay una demanda altísima de desarrolladores tanto en la isla cómo fuera de ella. No me vale. Al final, llegué a la conclusión de que lo podía probar y tirarme atrás en cualquier momento y volver a encontrar trabajo por cuenta ajena. ¿Cuál era el peor de mis casos? Quedarme sin ahorros y haber dedicado mucho tiempo aprendiendo cosas nuevas que me ayudarían a ser mejor profesional. Me pareció bastante asequible dada mi edad y mis pocas responsabilidades económicas en aquel momento, tenía para aguantar casi un año, tiempo suficiente cómo para saber si tenía que cambiar de idea.

Así que, un buen día me dirijí a mi jefe y le expliqué mi visión de futuro y mis inquietudes y que pronto no podría seguir con ellos. Para mi grata sorpresa, el hecho de que decidiera ser autónomo y mis motivos para hacerlo, hicieron que mi jefe se convirtiera en mi primer cliente. ¡Aún no me había hecho autónomo y ya tenía un cliente! Y a demás podría seguir trabajando con mi primera empresa y seguir viendo a mis amigos. No podía empezar mejor.

Poco después llegó el día en que fui a mi gestor, me informé y me oficialicé como autónomo. Se encargó de todo mi gestor, yo solamente tuve que ir un día a la seguridad social y sacarme el certificado digital. ¡Un buen gestor te va a ahorrar mucho tiempo!

 

Un año como autónomo

Después de un año, lo primero que os voy a decir es que: ¡no me arrepiento de haberlo intentando, estoy contentísimo y no volvería a trabajar por cuenta ajena a no ser que fuera por necesidad extrema!

En este año he crecido muchísimo como profesional y como persona.

He ayudado a Apploading a formar a los nuevos programadores que han ido llegando, a mejorar parte de su infraestructura de sistemas y sus procesos de desarrollo, incluso les he podido ayudar empezando proyectos para que después tomen el relevo mis compañeros.

¡He lanzado dos proyectos propios! Uno solo y otro con amigos. No me gustaba tener que hacer mis facturas con un excel y que quedaran horribles así que desarrollé una aplicación web que hiciera todo lo que necesitaba y con ello aprendí un poco de marketing online.

Luego con unos amigos he lanzado Vitivin, un membership site para profesionales vitivinícolas. Hace nada que lo hemos lanzado ¡ya tenemos más de 50 miembros!.

¡He conseguido otro cliente! Clickennet. Su CEO me contactó para que ayudara a su equipo de programadores a entrar en la era del Cloud Computing y mejorar la productivdad con la implantación de procesos como la Integración Contínua

Y finalmente me he decidio a hacer clases particulares a todo tipo de personas que quieran saber más sobre el mundo del desarrollo de aplicaciones web y móvil. Es de lo que más me apasiona y me gusta ya que al enseñar es cuando más aprendes.

 

Ahora bien, no todo ha sido un camino de rosas, hay un par de cosas que te quiero contar antes de terminar y es que: como buen primer año, me ha salido un sueldo de alrededor de 800€ mensuales ya que en los primeres no facturaba mucho y a final de año me fuí de viaje medio mes a Indonesia. Otro factor muy importante es la motivación, el hecho de algunas temporadas volver a trabajar casi a tiempo completo en proyectos en calidad de consultor me hacían volver a cuando trabajaba por cuenta ajena y dudar de lo que estaba haciendo que al final repercutía en mi productividad. Eso sumado a los problemas del día a día con los que nos vamos encontrando, cuándo eres autónomo se ve reflejado en tus beneficios y es que el ser autónomo te pone en el sitio que te mereces, cuanto más trabajas y más te lo curras, mejor te va, no vale sentarse en el ordenador y mirar videos de gatitos todo el día por que a final de mes no te va a llegar una nómina.

 

Como consejo final si te lo estás pensando, es que si tienes dudas, no lo hagas. Tienes que tenerlo muy claro y ponerle muchas ganas a ¡comerte el mundo!

 

¡Saludos!

¿Te ha gustado el artículo? ¿Quieres que te avise de mis próximas publicaciones?

¿Quieres seguir aprendiendo?

¿Qué es Docker?

¿Cuántas veces habéis comprado un libro y no lo habéis leído hasta que han pasado unos meses, aún sabiendo que os va gustar o que os va a ser útil desde el primer momento que os pongáis a leerlo...

Seguir leyendo